No te disculpes por llorar en el trabajo




A menudo se les dice a las personas que no deberían llorar en el trabajo. Especialmente para las mujeres, derramar lágrimas puede verse como un signo de debilidad. Pero el llanto es una respuesta biológica normal al estrés, la frustración o la tristeza.


Por lo tanto, si llora en el trabajo, no se disculpe ni permita que los demás lo acusen (explícita o implícitamente) de ser poco profesional. Si no te avergüenza llorar, otros tampoco lo harán. Sé dueño de tus lágrimas tome un respiro, y luego diga algo como: “Como puede ver, realmente me importa este tema”.


Ríete de ello, si puedes, a menudo eso aliviará la tensión y hará que tú y los demás se sientan más cómodos. Por otro lado, si comienzas a sollozar, discúlpate y sal de la habitación hasta que te calmes. Pero cuando regrese, o la próxima vez que esté con ese grupo, explique lo que sucedió y hable de ello de manera transparente.



15 vistas

© 2017 / Magistra / Derechos Reservados