© 2017 / Magistra / Derechos Reservados

3 ideas clave para cumplir todos tus propósitos de año nuevo



Cómo cada año todas tenemos nuestra lista hecha de buenos propósitos para el año nuevo. Ir más al gimnasio, perder esos kilitos de más que llevamos queriendo quitarnos hace meses, dejar de fumar... Incluso a nivel personal también nos podemos plantear objetivos como ser más pacientes, pasar más tiempo con la familia o incluso calmar nuestra ansiedad y estrés en el trabajo. Sea cual sea tu propósito aquí tienes 3 ideas que debes tener en cuenta para poder llegar a tu meta.


1. Focalízate en un solo propósito

Una de las razones por las que no cumplimos nuestros propósitos a final de año es porque nos pusimos demasiados en vez de elegir un solo propósito u objetivo que daría sentido a nuestra vida.


Si adelgazar diez kilos te va a suponer que vas a cambiar tus hábitos de alimentación, vas a estar más sana, te vas a ver más atractiva y eso va a potenciar tu autoconfianza a la hora de encontrar pareja o buscar trabajo, entonces es un objetivo que cambiaría tu vida. Ya que en este caso estar en forma mejoraría radicalmente otras áreas de tu vida, te haría sentirte más feliz y lo irradiarías a tu entorno.


Cuando elegimos un solo propósito, hacemos que todos nuestros recursos, toda nuestra energía, tiempo y dinero los empleemos en un solo punto y eso multiplica – y garantiza- las probabilidades de éxito de éste.


2. Haz de tu propósito tu mejor obsesión

Uno de los requisitos principales para cumplir un propósito es que éste se vuelva una obsesión para ti. En la medida en que ese propósito monopolice tu cabeza se dispararán tus probabilidades de éxito, ya que inconscientemente estarás predisponiendo tu cerebro para encontrar información, situaciones o personas que te acerquen a aquello que estás persiguiendo. Si quieres algo, ¡tienes que volverte absolutamente LOCO por ello!


3. No te motives, mejor comprométete

La motivación está de moda, y es necesaria porque nos proporciona mucha energía cuando queremos cumplir un propósito. Son esos momentos en los que un factor externo te moviliza —como un libro, una película o una conversación con un amigo— y, de pronto, quieres comerte el mundo, correr un maratón, tomar clases de guitarra, dejar de fumar o empezar un proyecto. Pero al cabo de los días, desistes. Es el “efecto aspirina efervescente”. Alcanzas altos picos de euforia, pero con la misma facilidad que has subido, bajas. Tu motivación se desvaneció, y con ésta tu propósito.


¡Ojo! No decimos que la motivación no sea buena. Es más, ¡tiene un poder extraordinario! La motivación enciende la llama que tenemos dentro, es la que nos empuja a ir a por nuestra meta, pero el compromiso es el que nos mantiene en el camino hacia ella.


Para ello tienes que preguntarte:

1. ¿Estoy comprometido/a con mi objetivo? ¿O sólo me motiva de forma intermitente?


2. ¿Qué necesito para estar comprometido/a?


Responder a estas dos preguntas puede cambiar tu vida, hacerte una persona con más fuerza de voluntad, comprometida con tus propósitos y que ningún fin de año más tengas que lamentarte por no haber podido cumplir ni uno solo de ellos.


MujerHoy.com

11 vistas